La gordita de las gorditas

Publicado: 16 mayo, 2011 en DE IMBÉCILES
De plano en esta ciudad hay que cuidarse hasta de los sopes.
sopes de papa con sabor a haba, requesón y frijol

El martes se pone un tianguis en la puerta de mi oficina. Ya eran casi las 5:00 y  se me antojó comerme unos tlacoyos. Me acerqué con la gordita que vende gorditas y le pedí unos de papa. Puso cara de culo y me dijo que un momento. Mientras buscaba entre sus sobras, fui por unos aguacates. De regreso, la gordita me entregó una bolsa con 6 tlacoyos. La cara de culo se había transformado en una sonrisa “Ya sólo me quedaron 6 de papa joven”, está bien le dije, ni hablar “¿Pero sí son de papa nada más verdad? porque no me gustan de ningún otro”, con otra insoportable sonrisa, me dijo que sí, eran los últimos 6 de papa.

Aunque no me crean, le pregunté una vez más y hasta le hice la bromachascarrilla “Si no son de papa, voy a regresasr el próximo martes muy enojado”. Su última sonrisa me confirmó que sí eran de papa y hasta me dijo que me regalaba los otros 6, que si los quería de habas, de requesón o de frijol. Le dije que muchas gracias pero no me gustaban más que los de papa, así que echó en la bolsa unos sopes de pilón. 

Salí del mercado con mis aguacates, mis tlacoyos, mis sopes y unas ganas de abrazar a la gordita de las gorditas: “Qué buen pedo la ñora, me cae que sí hay algunos mexicanos chidos” me dije mientras sorteaba unos peseros y a sus utas madres para llegar a comer.

Ya en mi casa, saqué los tlacos y el primero que vi tenía más pinta de ser de frijol, que de papa. “Pinche vieja” dije, mientras sacaba los demás para descibrir que ninguno era de papa. Eran de Requesón WTF?, de frijol y no mamen, de haba.

Tomé la bolsa, los aplasté y los aventé con toda mi fuerza, menté madres como loco y me di cuenta una vez más, que en este país, hasta los sopes te chingan.

Evidentemente la línea de pensamiento de esta sope fue: en vez de decirle al güerito éste que ya no tengo, le doy de lo que me sobra, le regalo unos pinches sopes viejos y me gano mis 20 pesistos. Seguro no se da cuenta y la semana que viene, le aparto unos de papa.

Pues para su desgracia SÍ ME DI CUENTA. A la mayoría de ustedes les hubiera valido madre, a mí no. Así que guardé las sobras desmoronadas y a la semana siguiente llegué, se las regresé amablemente y le dije que me devolviera mi dinero. Como podrán imaginar, me dio el dinero y me dijo “¿Ahora sí le doy los de papa?”. Quería mentarle la madre, pero me limité a decirle: Señora, con todo el respeto que usted merece (que no es mucho) Chingue-a-su-puta-madre… La verdad es que no dije eso, sólo le dije que había perdido a un cliente de por vida y que me daba tristeza compartir este pedazo de mundo con gente tan deshonesta. La tlacoya sólo me echó la ya muy enigmática Sonrisa Mexicana

Anuncios
comentarios
  1. lilia dice:

    Esto es de lo mejor que me ha tocado escuchar el humor es fino aunque habra quien te critique por las groserias, entiendo tu sentir y creo que tu accion fue la mas adecuada PERDIO EL CLIENTE DE POR VIDA siiiiiiii exacto!!! asi deberiamos de ser todos los mexicanos y reclamar lo que es justo. Enhorabuena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s